#KickAssAttitude


Ella es mi hermana mayor, mi herma. Se llama María Pía pero todos le dicen Pía. Tiene 30 años, es amorosa, bondadosa, humilde, la más fashion del universo entero, mi consejera, la mente brillante detrás de mis travesuras, mi mejor amiga, una profesional exitosa, romántica y bride to be en diciembre 2019. Además, tiene los centímetros y los hoyuelos que yo no heredé. En resumidas cuentas, la persona que más admiro y más quiero. Mi persona favorita.

Entonces, ¿qué haces cuando tu persona favorita es diagnosticada con cáncer de mama en el seno izquierdo? En el año en que las dos nos íbamos a ir a vivir fuera de Lima, ella a Londres y yo a México. Nos íbamos a separar temporalmente en estos viajes porque al fin estábamos aprendiendo a disfrutar de la vida, a ir detrás de nuestros sueños y a dejar de lado cualquier miedo que sintiéramos. El 2018 era sinónimo de pura emoción para nosotras y, ¿saben? A pesar de todo, lo sigue siendo. Les cuento por qué.


Al inicio, este cáncer nos cayó como un balde de agua fría (helada). ¿Cómo podía estar pasándole esto a mi herma? ¿Por qué ahora? ¿Acaso el cáncer no era una enfermedad para gente mayor? ¿Quién me puede asegurar que mi herma va a recuperarse? ¿Qué haría yo sin mi herma? ¿Por qué a ella? Millones de preguntas.


Cáncer es una palabra que asusta, asusta mucho. El diagnóstico de cáncer toma algunas semanas. Llorábamos todos los días, nunca habíamos sentido tanto miedo. Entonces, ante tanta incertidumbre, hicimos un pacto. Sentiríamos miedo, pero solo hasta que confirmaran cuáles eran los pasos que teníamos que seguir para batallar con esta enfermedad. Una vez que tuvimos claro el panorama, adoptamos una #KickAssAttitude.


#KickAssAttitude: se define como la actitud que uno adopta cuando está en modo ganador, nada ni nadie te para. Mantienes tus sueños intactos y se apoderan de ti unas ganas locas de superar cualquier obstáculo.


Entonces, sabemos que vamos a vencer esta batalla y, como el objetivo está claro, solo nos queda trabajar hacia él. En esas andamos. Para lograrlo, implementamos algunas ideas vencedoras:


1. La quimioterapia es tu mejor amiga. Esa poción mágica que a veces da nauseas, sueño y que te quita el pelo, es lo que te está curando. Entonces, las quimioterapias se llaman curaciones. Mi herma va en su curación #5, mejorando y avanzando cada día.


2. Golpe y patada de boxeador, movimientos esenciales de una persona con #KickAssAttitude. Antes y luego de entrar a cualquier curación, análisis o cita con el doctor; mi herma haría estos movimientos de box. Empoderándose así de su lucha, de su vida. Demostrándole a esta enfermedad quién manda aquí y recordándose a ella misma que no gana el más rápido ni el más fuerte sino quién aguanta un round más.


3. Planear tu futuro pero con más ganas que nunca. Visualizarlo, verte haciendo realidad tus sueños, encontrar esa ilusión, encontrar ese objetivo poderoso que te hará durar todos los rounds que sean necesarios. Para eso, un motivational board de primera categoría. Un amigo, me ayudó a photoshopear fotos de mi hermana en vestido de novia y otras de ella viejita.


4. Cantar. Elegir tus canciones de guerra, mirarte al espejo y cantártelas a ti misma. Nuestras favoritas: “Yo contra ti” de Daddy Yankee. “Survivor” de Destiny’s Child. “Fighter” de Christina Aguilera.


5. Hacer todo lo que estaba en nuestras manos para potenciar a las curaciones: alimentación de primera categoría (nada procesado, no azúcar, no gluten, no lácteos), sesiones de Biomagnetismo, sesiones de Reiki, meditación. Todo suma cuando te estás convirtiendo en una persona con #KickAssAttitude.


Mi herma y yo somos tan cercanas que a veces se siente como si fuéramos la misma persona. Este proceso para mí también es extra difícil, sobre todo porque estoy lejos. Sin embargo, estoy entendiendo de a pocos que esta batalla no es mía y de que, hoy más que nunca, mi rol de hermana se debe de ver magnificado. Es decir, existo para acompañarla, hacerla reír y empujarla a lograr su objetivo.


Así que, #BenditoCáncer. Bendito porque llegaste a enseñarnos muchísimo, a unirnos más de lo que pensábamos y, a demostrarnos una vez más, que somos más fuertes de lo que imaginamos. Hoy, a pesar de la distancia, seguimos inventándonos nuevas formas para continuar batallando con la mejor actitud. Mi herma cada día mejora más, la admiro con toda mi alma, es la más trome del universo y de grande espero ser como ella. Entonces, Cáncer, por más que nos estés enseñado mucho esperamos de todo corazón que te vayas pronto y no vuelvas más.


Los invito a seguir a mi herma en su cuenta de Instagram #KickAssAttitude donde comparte todos los consejos que la ayudan en su día a día a ganarle a esta enfermedad.


Herma, la guerra la tenemos ganada. Te quiero infinito.


Tu herma,

Majo.

442 vistas

© 2018 María José Desmaison. Blog creado con Wix.com